23:27 -Miércoles 22 Mayo 2024
8.4 C
Santiago

Mujeres en las calles de nuestra ciudad: Gabriela Mistral

Lucila Godoy Alcayaga nació el 7 de abril de 1889 en Vicuña y murió el 10 de enero de 1957 en Nueva York, Estados Unidos. Gracias a sus escritos y publicaciones, fue conocida como Gabriela Mistral en todo el mundo.

Gabriela Mistral quiso formarse como docente en la Escuela Normal de Preceptoras de La Serena, pero su solicitud fue rechazada debido a las columnas y artículos que publicaba en aquellos años en el periódico “El Coquimbo”. No obstante, continuó dedicándose a la enseñanza y colaborando para otros medios de comunicación como “La voz del Elqui”, en donde publico sus primeros escritos.

En 1910 rindió un examen en la Escuela Normal Nº1 de niñas de Santiago y obtuvo el título de maestra. Posteriormente se desempeñaría como profesora en distintas localidades de Chile como Traiguén, Antofagasta, Los Andes y Temuco, en donde conoció a Pablo Neruda.

Durante su residencia en Coquimbito, Los Andes, compuso los famosos “Sonetos de la Muerte”, conjunto por el que obtuvo en septiembre de 1914 la más alta distinción en los Juegos Florales de ese año.

En junio de 1922 Gabriela Mistral viajó a México invitada por el ministro de Educación mexicano, José Vasconcelos, con el fin de colaborar en la reforma educacional y la creación de bibliotecas populares en ese país. Ese año fue publicado en Nueva York, Estados Unidos, su primer libro, Desolación, bajo el alero del Instituto de Las Españas, que era dirigido por el crítico literario español Federico de Onís.

La publicación de Desolación le dio a Mistral reconocimiento y prestigio internacional, por lo que pasó a ser considerada como una de las mayores promesas de la literatura latinoamericana. También marcó el inicio de una serie de publicaciones en tierras extranjeras: en México publicó Lecturas para Mujeres en 1924 y, en España, la primera versión de su libro Ternura.

Fue nombrada “Hija predilecta de la ciudad de Viña del Mar” en 1925. Al año siguiente asumió como secretaria de una de las secciones de la Liga de las Naciones y ocupó la secretaría del Instituto de Cooperación Internacional, de la Sociedad de las Naciones, en Ginebra. En 1932, Gabriela Mistral fue designada cónsul particular de libre elección y se trasladó a Génova, Italia.

image_pdfDescarga como PDFimage_printImprime este artículo

Artículos Recientes

spot_img

Te podría interesar

Skip to content