17:23 -Domingo 19 Mayo 2024
16.6 C
Santiago

Karen Palma: “En el caso de las mujeres hay demandas muy dramáticas en los sectores más populares y la CUT debe tomar un rol más protagónico en levantarlas”

En el marco del Ciclo de foros radiales organizado por la Universidad de Chile, la vicepresidenta de la Mujer e Igualdad de Género de la Central Unitaria de Trabajadores/as, Karen Palma, conversó sobre Feminismo Popular y el rol de la CUT a 50 años del golpe de Estado.

Por Aracelly Bravo Saavedra

La Sala Master, ubicada en Miguel Claro 509, en la comuna de Providencia, fue el punto de encuentro de la segunda edición del Ciclo de foros radiales organizado por la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones de la Universidad de Chile. Este ciclo está orientado a conversar sobre el valor de la democracia y los derechos humanos a 50 años del golpe de Estado. En particular, esta instancia se centró en democracia, género y resistencia política.

En ese contexto, fue invitada la vicepresidenta de la Mujer e Igualdad de Género de la CUT, Karen Palma, quien compartió el panel con Roxana Pey, Coordinadora Académica de la Cátedra de género Amanda Labarca; Verónica Figueroa Huencho, académica mapuche, Exsubsecretaria de Educación Superior, e integrante de la Cátedra; y el conductor y director de la Radio UChile, Patricio López.

Sumarme al homenaje a las mujeres que estuvieron durante toda la resistencia de la dictadura civil militar. Pero sobre todo a esas invisibles. Porque hay muchas que fueron reconocidas, por hechos muy dolorosos. Pero hay otras que dieron la pelea en clandestinidad. Quizás en un espacio en el que no fue tan notorio: las mujeres campesinas, y otras trabajadoras, obreras que estuvieron en todo este proceso”, dijo la dirigenta sindical.

Esta instancia de diálogo, memoria y reivindicación cobra mayor relevancia “no solo por este encuentro generacional, también porque estamos en una época en que se empieza a relativizar la historia y en que efectivamente hoy vemos una fuerte ofensiva que trata de instalar una historia distinta a la que se vivió en nuestro país. Y que incluso hay conceptos que no reflejan en su totalidad lo que ocurrió. Claramente hoy tratan de hacer una suerte de empate en lo que fue el derrocamiento del gobierno de la Unidad Popular y lo que fueron las atrocidades que se vivieron posteriormente”, declaró Karen Palma.

En cuanto a la participación de las mujeres en el gobierno de la Unidad Popular, la vicepresidenta de la Mujer e Igualdad de Género señaló: “No olvidar que, durante el gobierno de la UP, la relevancia que se les dio a las mujeres trabajadoras fue muy importante. Fueron las mujeres las que iniciaron procesos de transformación en torno a su participación, en torno a su inclusión en la toma de decisiones. Y creo que ahí uno puede hacer una comparación o una reflexión sobre en qué está la CUT hoy”.

Hoy venimos trabajando en levantar un Feminismo Popular. En esa lógica, en que muchas mujeres que hasta hoy se han visto invisibilizadas, demandas que quizás no están puestas en la primera línea, hoy puedan recogerse y podamos instalar esta necesidad de sentirnos partícipes de un proyecto político. Porque si uno destaca algo de la UP es que no era solo un proyecto, no era solo un programa, sino que era la acumulación de un proceso y también había un tema de identidad muy profundo”, profundizó la dirigenta, y agregó:

Los hombres y mujeres más humildes se sentían parte de ese proceso transformador. Y se sentían con un sentido de pertenencia de poder transformar su propia realidad. Y creo que eso es una aspiración de estos tiempos: el cómo podemos ampliar esa base social en la pertenencia de un proyecto político”.

Feminismo Popular

La idea de adoptar este concepto se remite a un proceso de crisis. Las mujeres trabajadoras junto a sus organizaciones apostaron por el cambio de la Constitución Política, pero tras la derrota del 4 de septiembre, las reflexiones apuntaban a la incapacidad de transmitir lo que realmente significaba ese cambio profundo en la sociedad.

Después de este proceso – que además se dio en un contexto de debate, de un Congreso, de un encuentro de la Central – definimos que era necesario levantar alternativas a lo que hoy conocíamos en Chile como el feminismo. Y que teníamos que ligarlas a actividades muy concretas, muy claras de nuestras propias compañeras: la violencia, el trabajo de cuidados, la informalidad en el empleo… Y que debía la Central tomar un rol protagónico instalando esta línea, apuntando a la necesidad de construir esta idea del derecho de las mujeres desde las bases”, explicó Karen Palma.

Esto está estrechamente ligado con lo que se dio en la UP […] Hoy día los sindicatos se vuelven principalmente reivindicativos, tienen sus procesos de negociación, pero cuando empezamos a hablar de transformaciones (como sí lo hubo en la UP: nacionalización de nuestros recursos naturales, cómo se financian algunas políticas públicas, educación, salud) empieza un poco a crujir, porque lo que se ha instalado es que el sindicato no puede preocuparse de ese tipo de cosas, porque si no, nos metemos en política. Y yo creo que ahí hay que marcar una diferencia que sí lo supo hacer la UP. Y es que logró que todos y todas pudieran entender que los trabajadores y trabajadoras tenían la necesidad de participar, y no necesariamente desde un punto de vista partidista, sino de ser incumbentes en la política de su país, en los recursos naturales, en cómo se deseaba vivir y en la aspiración a construir una sociedad distinta”, aseguró la vicepresidenta CUT.

En ese sentido, añadió: “Esta apuesta de empezar a concientizar, también tiene que ir de la mano con esto de las necesidades, de los cambios culturales. Nosotros creemos que, en el caso de las mujeres, compartimos y acuñamos las demandas que se han levantado desde los distintos movimientos feministas, pero hay demandas que no están latentes y que son muy reales y dramáticas en sectores más populares. Y creemos que la CUT debe tomar un rol más protagónico en levantarlas”.

A 50 años del golpe

Cuando uno se da cuenta que nuestro país ha tenido ese nivel de atrocidades, que empecemos a relativizar nuestra historia, creo que es mucho más complejo. Cuando uno ve que, en nuestro país, el 36% pensaba que el Golpe Militar era necesario, o un porcentaje alto reivindica la figura del dictador Augusto Pinochet, creo que estos espacios de memoria y de contarnos son ultra necesarios. Porque sino empezamos a relativizar estas vivencias dolorosas, que impactaron a miles de mujeres y hombres, solamente por tener una concepción de la transformación de la sociedad, o ser parte de un proyecto político. Yo creo que estos espacios abren ese debate, pero es importante transmitirlo a las nuevas generaciones. Y ahí hay que ser muy críticos de la transición de nuestro país. El normalizar estas situaciones nos lleva a que desconocen ciertos hechos, y en eso la educación de mercado ha tenido un rol”, enfatizó Karen.

Cuando uno se pregunta para qué son las transformaciones sociales y para qué queremos mejorar nuestra vida, detrás de eso está la búsqueda de la felicidad. Y yo creo que, si uno pudiera transmitir algo a las nuevas generaciones, es que detrás de todo lo que fue el proyecto de la UP también estaba esto subjetivo, que no era solo sentirse parte de algo, sino que también el sentir que estábamos mejorando nuestra calidad de vida y éramos mucho más felices. Lo digo a propósito de la situación que vivimos hoy día de salud mental, en que claramente el modelo no solo nos aplasta de forma económica, también culturalmente. Y en nuestra vida cotidiana nos hace enfermarnos y nos agobia cada día más. Si hay una particularidad que me gustaría transmitir, es que no perdamos el norte en decir que claramente todos tenemos derecho a ser felices y eso requiere de transformaciones, de necesidades cubiertas, que las hacen las transformaciones políticas”, concluyó.

Revive el foro aquí.

image_pdfDescarga como PDFimage_printImprime este artículo

Artículos Recientes

spot_img

Te podría interesar

Skip to content