20:02 -Miércoles 24 Abril 2024
18.1 C
Santiago

Economista Andrés Solimano: “Chile debe analizar cuál es la política de desarrollo productivo que le conviene”

A dos semanas de conocerse el anuncio de suspensión indefinida de las faenas en Huachipato, continúan las conversaciones entre el gobierno, sindicatos y empresarios de diferentes áreas productivas del Bío Bío, que se ven fuertemente afectados por esa decisión del directorio de la emblemática siderúrgica.

Al respecto, el economista Andrés Solimano, analizó la evolución de la industria chilena en general, explicando los hechos que hoy motivan el cierre de Huachipato y las alternativas que existen “para volver a un desarrollo productivo donde la norma no sea cerrar empresas manufactureras sino crear nuevas”, expresó.

El analista indicó que en el siglo XIX el país tenía una especialización económica basada en la agricultura, a lo que se sumó la explotación de salitre en el norte y de otros minerales. Con ello fue creciendo una industria manufacturera, un sector de servicios y otro financiero.

Tras el ingreso en el mercado del salitre sintético y la depresión del año 1929, el gobierno de Pedro Aguirre Cerda, a inicios de la década del 40, decide un cambio en la estrategia de desarrollo productivo:

Luego, en el gobierno de Salvador Allende se procede a la nacionalización de las principales empresas, proceso que es interrumpido y desmantelado a partir del golpe de Estado, con la definición de un modelo económico neoliberal y de “una apertura indiscriminada al comercio internacional”, describió Solimano:

Dentro de las consecuencias de este paradigma económico, el especialista señaló que ha existido una marcha sucesiva de industrias que han quebrado, como las de calzado o de textiles; en el rubro de la minería, como ocurrió con Lota en los años 90; las armadurías de automóviles en Arica y Valparaíso; entre otras.

Al respecto, el especialista planteó la necesidad de dar una mirada fresca al desarrollo productivo del país, donde la tendencia ha sido reducir al sector manufacturero, área económica con importantes tributos y beneficios sociales:

Una de las críticas para dar impulso al sector industrial nacional, radica en señalar que no se puede competir con los costos de producción de China o de países del Sudeste Asiático. Frente a tal situación, planteó Solimano, se requiere optar por una política planificada y sostenida:

En relación a la situación actual del país, el economista apuntó que la promisoria producción de litio no ha sido viable desde el esquema de una empresa nacional, sino sólo a partir de un convenio entre Codelco y firmas privadas como Albemarle y SQM.

Al respecto, el economista recalcó que en este “autoamarre”, Chile no puede crear empresas públicas y la política de desarrollo productivo requiere un alto quórum calificado legislativo para impulsar iniciativas. En el caso de la siderúrgica Huachipato, indicó que no es legal en Chile nacionalizar una industria privada, pero sí lo es en otros países.

Finalmente, Andrés Solimano indicó que el país debe analizar cuál es la política de desarrollo productivo que le conviene para impulsar empleos de calidad y nuevas tecnologías, así como también, debe contar con una estrategia de desarrollo.

image_pdfDescarga como PDFimage_printImprime este artículo

Artículos Recientes

spot_img

Te podría interesar

Skip to content